¿ Cómo no pagar la subida de impuestos de Rajoy ?

Hemos comenzado el año de la mejor forma posible para los maltrechos ciudadanos que parece que bajo la opinión del nuevo Gobierno no han tenido bastante con haber sufrido en sus respectivos trabajos -aquellos que todavía lo conservan- congelaciones de salarios, reducciones de sueldos, pérdidas de incentivos y exigencias de mayor productividad fruto de la política de despidos llevada a cabo por la mayoría de las empresas para intentar sobrevivir ante el vendaval que se les ha venido encima en forma de reducciones de facturación del orden del 35 % y restricciones al crédito.

 

Por lo tanto como consecuencia hemos despido el año con un aumento de los tipos impositivos en el Impuesto Sobre la Renta de la Personas Físicas y un incremento de la tributación de las rentas del ahorro y del capital, o lo que es lo mismo el impuesto a pagar por venta de acciones, fondos de inversión, intereses de cuentas y depósitos, cupones de renta fija y rendimientos procedentes de cualquier otro título de naturaleza mobiliaria.

Lamentablemente para los que dependemos de una nómina tenemos poco que hacer para luchar, por supuesto dentro de la legalidad, contra la subida de los tipos impositivos del IRPF, pero para los ahorradores la situación es distinta ya que aunque suene un poco sorprendente sí que hay alternativas para evitar esta voracidad impositiva con la que ha comenzado el año el Gobierno.

Para ponernos en situación recordar que  con efecto 1 de enero de 2012 el impuesto al ahorro gravará las rentas obtenidas de los ahorros o inversiones siguiendo  la siguiente escala:

 

Hasta 6.000 € al 21%
Entre 6.001 € y 24.000 € al 25%
A partir de 24.001 € al 27%

 

Las retención del impuesto  sobre las rentas del ahorro ( básicamente todas aquellas que generen intereses, dividendos y reembolsos de fondos de inversión) pasan del 19% al 21%.

La recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio en todos las CC.AA., a excepción de Madrid, Comunidad Valenciana y Murcia, implica que la tributación de las rentas del ahorro pueden llegar a tributar al 60% en aplicación del límite conjunto de cuotas entre el Impuesto sobre el Patrimonio y el IRPF, como están escuchando el 60 % aunque será para casos de grandes patrimonios.

Bueno una vez puestos en situación de cara a la reflexión que más adelante voy a hacer , también hay que indicar que el Gobierno cuando aprobó la subida de impuestos lo hizo presentándola como si de algo transitorio se tratara debido a la situación de déficit público incontrolado. De hecho lo titulo como recargo de solidaridad con el que pretendía recaudar unos 6.000 Millones de Euros para alcanzar el objetivo del 4,4 % de déficit para 2.012 y el 3 % para 2.013, por ello según fuentes del Gobierno la subida de impuestos es temporal y sólo para los dos próximos años.

Para luchar contra esta subida de impuestos y más teniendo en cuenta que tiene carácter temporal, tenemos a nuestra mano una herramienta fabulosa que son los Fondos de Inversión que desde el año 2.003 cuentan con una ventaja fabulosa que no es otra que los traspasos entre fondos no están sujetos al IRPF, por lo que no se paga ningún peaje fiscal.

Esta ventaja ya existía con anterioridad por lo que os preguntareis que si existía desde 2.003 y al final hay que pagar impuestos ¿cuál es la ventaja?, pues muy sencillo ya que el truco está en que la subida de impuestos es para dos años podemos jugar con los fondos de inversión entretanto, para diferir el devengo del  impuesto hasta que se elimine este recargo de solidaridad.

A pesar de esta explicación sé que a mucha gente no le va a convencer ni siquiera le va a parecer una solución a sus problemas, tal y como había anunciado anteriormente en este artículo porque se trata de ahorradores de un perfil rentista y que viven si no total, parcialmente de los rendimientos que le generan sus inversiones de los que no pueden prescindir.

Pero incluso en estos casos, la solución de los fondos de inversión les es útil para pagar más de cuatro veces menos de impuestos que utilizando otros productos financieros tan recurridos en estos momentos como: renta fija, dividendos o intereses de depósitos; y paso a demostrarlo numéricamente a continuación.

Para ello ponemos un ejemplo:

Inversor A hace un depósito en una entidad financiera por  10.000 euros con una remuneración anual del 4 % durante los dos próximos años.

El resultado es muy sencillo al final del primer año obtiene 400 Euros de los que tiene que pagar un 21 % de impuestos, o sea 84 €, por lo que el rendimiento neto de impuestos sería 316 €.

Inversor B subscribe un fondo de inversión que invierte en letras del Tesoro o bonos corporativos que tiene un rendimiento histórico anual del 4%. Para ello suscribe 100 participaciones de 100 € de valor nominal, o sea hace una inversión de 10.000 € al igual que el inversor anterior.

Como resulta que necesita todos los años rescatar la renta para poder vivir, cuando llega final de año lo que hace es vender por valor de 400 €, resultando lo siguiente ya que cuando vendes un fondo de inversión lo que rescatas no todo son beneficios y lo vemos a continuación:

 

La conclusión es muy clara mientras el Inversor A paga 84 € de impuestos, o sea un 21 %, el Inversor B paga tan solo 3,23 € o lo que es lo mismo un 0,81 % de impuestos.

 

Exactamente lo que están escuchando aunque  para ser justos, en el momento en el que reembolsas la totalidad del fondo de inversión estas diferencias se reducen pero siempre tendrás la ventaja de casi no haber pagado impuestos durante el periodo de vigencia del recargo de solidaridad  y a parte de esto tienes dos ventajas intrínsecas de los fondos independientemente de lo mencionado anteriormente:

 

  • La ventaja financiera de diferir el pago de impuestos.
  • Y fruto del diferimiento del pago de impuestos el capital disponible para obtener rentabilidad siempre es mayor.

 

Con este artículo creo que ha quedado  demostrado  que los fondos de inversión es la mejor arma de defensa que podemos utilizar contra el zarpazo impositivo del Gobierno , pero  además este producto de inversión  tienen otras ventajas: el abanico de inversión tan amplio que nos ofrece (desde letras del tesoro, bonos corporativos, bonos soberanos a acciones de países de lo más exótico), la capacidad de diversificar, la valoración de los mismos es de dominio público, normalmente no tienen un mínimo exigible de inversión y ofrecen liquidez diaria.

 

Todo ello hace que, en mi opinión, sea el producto perfecto para la mayor parte del ahorro de personas que quieran invertir a medio/largo plazo independientemente del riesgo que quieran asumir




Deja un comentario

*