¿Dónde está el Gran Negocio ? El pánico y la Bolsa

Después del anterior artículo en el que hablábamos de crisis, burbujas….o sea del fin del mundo; esto no podía quedar así o por lo menos entendería vuestras criticas por ponerme del lado más pesimista, que es lo que hoy venden y se lleva.
Pero siempre me ha gustado ser ecuánime y no estar nunca en los extremos por lo que en esta entrada lo que pretendo es dar ciertas dosis de optimismo desde el pesimismo reinante.
Un pesimismo que a pesar del buen comportamiento de la Bolsa desde los mínimos de 2.009 no se ha instalado en este mercado, ya que tampoco podía seguir cayendo infinitamente en algún mome nto debía de rebotar, algo que ha hecho durante casi todo el 2.009 pero cuando ha llegado el nuevo año vemos muchas dudas, volatilidad y una gran lateralidad en el mercado que es reflejo de la huida o más bien estampida de los inversores del mercado de renta variable.
¿ Qué ha ocurrido ?
Pues sencillamente que los inversores han tomado conciencia de la realidad de los mercados de renta variable, y es que aunque a largo plazo su rentabilidad suele ser mayor a la de otros activos esto depende mucho del momento en el que se haya comprado, ya que hay una realidad clara y es que el comportamiento del mercado en las subidas y en las bajadas no es proporcional, y para ellos os traigo un estudio realizado por Weltom Investment donde demuestran que los mercados necesitan más tiempo para subir que para bajar, de hecho un buen ejemplo ha sido durante esta crisis que ha bastado 18 meses para limpiar la rentabilidad acumulada durante los últimos 5 años.
Al mismo tiempo en este estudio y según muestra el gráfico de arriba los inversores y según lo que se enseña en todas las escuelas de finanzas del mundo los rendimientos caen siguiendo una distribución normal, cuando la realidad según este estudio durante los últimos 50 años las caídas más pronunciadas tienen una probabilidad de ocurrencia superior a la esperada, por lo que los inversores han invertido siguiendo unas pautas engañosas.
La consecuencia de todo esto ha sido la estampida de los inversores de los mercados de renta variable en tromba, lo cual es fácil de concluir si hechamos un vistazo al siguiente gráfico que muestra el flujo del dinero entre los diferentes activos en EEUU; donde claramente ha habido desde el 2.007 unas entradas masivas de dinero en Bonos y una salida de los mercados de renta variable.
A pesar de todo esto si miramos otro gráfico podemos observar que el peso de la renta variable dentro del patrimonio de las familias americanas todavía tiene una representatividad bastante importante y se encuentra por encima del promedio del 29 %, lo cual indica que los inversores no han sepultado para siempre a las acciones como activo de inversión.
En cuanto al sentimiento de mercado con respecto a las acciones es bastante malo acercándose bastante al pánico, y como muestra un botón la revista Business Insider declara la Muerte a las Acciones por los siguientes motivos:
-Los inversores han perdido la confianza en los mercados.
-Los inversores han perdido la confianza en los reguladores.
-Los inversores han descubierto las ventajas de los ETFs.
-Los inversores no confían en los directivos de las empresas.
-Los inversores piensan que las oportunidades se encuentran en los mercados emergentes.
-Las evolución demógrafica empuja a los inversores hacia activos de renta fija.
Ect….
Esto me trae a la mente una portada que leí hace un tiempo editada por Business Week en 1.978 y que pego más abajo que se titulaba “La Muerte de las Acciones, cómo la inflación está destruyendo el mercado de valores”, justo tres años después comenzó el mercado alcista más importante de toda la historia que terminó en el 2.000 después de 17 años de subida ininterrumpida.
Por todo ello, cuanto peor veamos los datos de renta variable y cuanto peores sean los titulares de los periódicos más cerca nos encontramos del final de este mercado y quién sabe si del comienzo de un mercado alcista para los próximos 20-30 años, en cualquier caso hay que tener los ojos bien abiertos por si acaso…..y todavía no debemos de enterrar las acciones como activo de inversión.



Deja un comentario

*