Amnistia fiscal y la Curva Laffer. Un Fracaso.

El Gobierno ha recaudado 50,4 millones hasta julio gracias la amnistía fiscal aprobada a finales de marzo, lo que supone solo el 2% de lo que espera recaudar en el conjunto del año.

La amnistía fiscal vio la luz el pasado 30 de marzo y fue creada con una medida “excepcional y extraordinaria” para el año 2012 con el objetivo de recaudar 2.500 millones de euros y aflorar el capital oculto en España.

La amnistía fija un gravamen específico del 8% para los dividendos o participaciones en beneficios de fuente extranjera derivados de la misma fuente que se repatríen hasta el 31 de diciembre de 2012.

Asimismo, implanta otro gravamen especial del 10% de atracción de rentas no declaradas por contribuyentes del IRPF, Impuesto sobre Sociedades e Impuesto sobre la Renta de no Residentes.

Los contribuyentes pueden presentar una declaración confidencial para regularizar su situación tributaria, y el plazo de presentación y su ingreso finaliza el 30 de noviembre.

Así, para cumplir las expectativas fijadas, el Gobierno debería recaudar 2.450 millones en solo cuatro meses, el mismo periodo que lleva vigente la amnistía fiscal.

Muchos son los expertos que han dudado de la efectividad de una medida de este tipo y han cuestionado incluso su legalidad. De hecho, el Partido Socialista presentó en junio un recurso de inconstitucionalidad que fue admitido a trámite por el Tribunal Constitucional.

El PSOE justificó el recurso por ser una iniciativa que favorece a los defraudadores al permitirles regularizar su situación fiscal con un pago del 10% del valor de los bienes aflorados, mientras que los contribuyentes cumplidores pagan el 43%.

De hecho, el Sindicato de Técnicos del Ministerio Hacienda (Gestha) cree que la reducida recaudación de la amnistía se debe a que los asesores están recomendado a sus clientes no acogerse a esta medida hasta que el Constitucional dicte sentencia.

EXPECTATIVAS FRUSTRADAS

El secretario general de Gestha, José María Mollinedo, ha explicado a Europa Press que la admisión a trámite del recurso “ha frustrado” las expectativas de la amnistía porque los que se acojan ahora podrían ser penalizados más adelante si la amnistía se declarara inconstitucional.

Según Mollinedo, la amnistía no arrancó bien en el mes de marzo porque ofrecía poca seguridad jurídica e iba dirigida a ciudadanos de rentas muy altas o a los administradores de grandes compañías.

La orden ministerial que se publicó tiempo después de aprobar la amnistía mejoró la situación al permitir que se declarara dinero en efectivo, ya que, según Mollinedo, hay 50.000 millones en billetes de 500 euros no declarados.

En cualquier caso, el secretario general de Gestha cree que la admisión a trámite del recurso del PSOE dificulta enormemente la posibilidad de que el Gobierno recaude lo previsto.

MIS COMENTARIOS

La conclusión no es otra que nos encontramos con un nuevo desfase entre ingresos y gastos de 2.450 millones de Euros, que imagínense como va a ser rellenado……Por supuesto con impuestos curiosamente de todos los ciudadanos que no defraudamos, menuda paradoja, ni la paradoja del abuelo de Hawking que hacia inexplicable el fenómeno de los gusanos cósmicos se asemeja tanto a esta situación.

Pero lamento decir, que esta situación sí que tiene explicación y tiene mucho que ver con la Curva de Laffer, que evidentemente justifica este comportamiento ya que a quien se le ocurre regularizar su situación fiscal cuando el Gobierno está llevando una agresiva política de subida de impuestos, que va a producir el efecto totalmente contrario que es la inmersión de la poca economía que queda dentro de los oscuridad de la economía sumergida.

¿A quién se le ocurre esto ?




Deja un comentario

*