Esta no es la Gran Depresión. Anímo saldremos.

Llevo mucho tiempo escuchando a muchos analistas que están vaticinando una vez por supuesto que nos encontramos en plena crisis gran multitud de catastrofes entre las cuales las más comunes son: Que esta es una nueva Gran Depresión al estilo 1.929 y que nos vamos a sufrir una japonización.

Realizando un analisis de la situación llego a la conclusión que la Gran Depresión del 29 estuvo provocada en gran parte por errores de los políticos.

Recuerdo que en aquel entonces se subieron los tipos de interés, se dejaron quebrar a los bancos, se tendió hacia unas politicas comerciales proteccionistas y se subieron los impuestos. Que yo sepa de momento ninguna de estas medidas han sido adoptadas por los Gobiernos en la actualidad.

De hecho, Bernanke lejos de subir intereses los ha situado a nivel “0”, en cuanto a la clase política de momento no han hecho nada en el sentido arriba indicado a parte de incluir en el Plan de Estimulo Buy America y de indicar Obama que va a subir los impuestos en el 2.011, yo entiendo que estos son gestos políticos y nada más de momento ya que no han emprendido ninguna medida en esta dirección hasta el momento.

Por ello concluyo que no vamos a tener una Gran Depresión, pero podeis pensar que de acuerdo pero corremos el riesgo de sumirnos en una depresión para los próximos 10 años como ocurrió recientemente en Japón.

Las compraciones siempres son odiosas y en este caso más si cabe, os recuerdo que en 1.989 el Nikkei se encontraba en el nivel 39.000 y hace un mes se encontraba en los 8.000, o sea durante los últimos 10 años se ha perdido un 80 %.

Pero hay una gran diferencia entre nosotros y Japón, en este páis durante los años 80 hubo una burbuja inmobiliaria de dimensiones estratosféricas, por ejemplo en el distrito de Ginza se vendían locales comerciales a un precio de 1 Millón de Dolares por metro cuadrado, estgo provocó que las propiedades estuvieran bajando de precio durante los siguientes 15 años y en 2.004 después de esta salvaje corrección Tokyo tenía los precios de inmobiliario más caros del planeta.

A parte de esto los políticos dejaron que los bancos japoneses continuaran concediendo préstsmos subprime, o sea las autoridades no cogieron el toro por los cuernos para intentar salvar la economía sino que la dejaron languidecer.

Por lo tanto tranquilos, que de esta saldremos y no están mala como la pintan.




Deja un comentario

*