La Bolsa necesita un psicologo. Es pura psicologia.

Este post lo que trato es demostraro a través de referenia a varios autores y estudios que los mercados en un gran porcentaje estan dominados por los sentimientos y por la psicologia de masas, este es el motivo por el que a los actores del mismo nos cuesta tanto entenderlos.

Los estudios de investigación del comportamiento financiero sugieren que los actores participantes en los mercados financieros no son completamente racionales. En cambio, lo que sí hacen es tener reacciones emocionales en base a sus percepciones que finalmente sesgan sus percepciones de riesgo e influyen en su percepción de los datos financieros.

Enestudio llevado a cabo por Andrew Lo y Dimitry Repin del MIT se demstró que las reacciones emociaonales a los mercados financieros estaban totalmente correlacionadas con les resultados de las operaciones llevadas a cabo. En concreto “….los sujetos cuyas reacciones emocionales eran más intesas tanto en situaciones de perdidas como de ganancias mostrarn significativamente perores resultados, lo que implica una correlación negativa entre resultados positivos y reactvidad emocional(p. 352.).

Estos resultados parecen apoyar la percepción común de que el éxito en los mercados financieros requiere una eliminación de la emoción en la toma de decisiones. Un corolario de esta visión es que toda decisión debe ser concebida, planificada y ejecutada desde un punto de vista racional.

El problema con esta perspectiva es que no se ajusta a la realidad de los patios de operaciones de las firmas de inversión. Los traders, incluso los más exitosos, son a menudo altamente eomocionales y competitivos. Muchos consiguen mantener altas tasas de rentabilidad año tras año, manteniendo posiciones solo durante pocos minutos. Con lo que todos estos traders en su operativa le impiden tener tiempo para la investigación del trabajo y de sus decisiones y muchos menos desarrollar planes de trabajo y operaciones.

Las invetigaciones sobre el aprendizaje implicito sugiere que las personas habiutalmente somos capaces de aprender patrones complejos de comportamiento sin ser capaces de verbalizar esos patrones.Por ejemplos, los niños pequeños pueden formar oraciones gramaticalmente correctas y sin embargo no pueden explicar las reglas de la grámatica. Del mismo modo muchos traders muy activos en el mercado son capaces de desarrollar “un saber hacer” que les permite reaccionar en los mercados de forma impulsiva sin ser capaces de exponer formalmente los fundamentos de sus operaciones.

La investigación de Antonio Damasio sugiere que el aprendizaje implícito está desencadeno por los “marcadores somáticos” que son una especie de sensación que ante determinados patrones que percibimos nos hacen sentir que una situación es correcta o no. Estos marcadores, por ejemplo, nos pueden dar pista para cambiar de temma en una conversación cuadno la otra parte sentimos que se encuentra incomoda. No podemos verbalizar las razones por la que hemos cambiado de tema en el momento, solamente se produce de forma espontánea en el flujo de interacción, pero sabemos que la otra parte se siente bien en el contexto de la conversación.

Muchos operadores coinciden en el sentimiento que perciben cuando están trabajando. Un mercado es bajista y de repente el operador percibe que cada vez le cuesta más bajar. Rapidamente comienzar a colocar ordenes de compra y los precios comienzan a subir. Cuando le preguntan qué le hizo pensar que estabamos ante un suelo de mercado , el operador simplemente responde: “Simplemente no podía romper los mínimos”.

La conclusión de Damasio es que el sentimiento que acompaña al aprendizaje implicito es una especie de sentimiento : las emociones es una parte fundamental en la toma de decisiones. Cuando estamos frustrados con nuestras ganancias o pérdidas,este sentimiento nos impide prestar atención a los marcadores positivos en un mercado tan complejo como el actual. Esto nos deja fuera de onda en cuanto a la sintonia del mercado.

En el estudio de Lo y Repin, diez traders experimentando estaban conectados a los equipos de biofeedback mientras miraban la evolución de los mercados financieros. Curiosamente, todos los cambios significativos registrados durante el discurrir de la jornada, estaban asociados con rupturas de rangos de precios. “Contrariamente a la creencia común de que las emociones no tienen cabida en las decisiones económicas racionales”, los autores explican,”que las variables psicologicas asociadas con el Sistema Nervioso Autonomo muestran cambios significativos durante los eventos del mercado, incluso para los operadores profesionales de gran experiencia”.(p.332)

La conclusión más interesante de este trabajo es que todos aquellos operadores que se han introducido en las profundidades de los mercados financieros saben más de lo que creen que saben. Su rendimiento dependen enormemente, no de la depuración de sus sentimientos, sino en mantener el acceso a las señales implicitas que literalmente encarnan la experiencia.




Deja un comentario

*