La Economía y la paradoja de las exportaciones.

Hoy día durante la presente crisis todos los grandes economistas y dirigentes políticos nos muestran como el gran dorado y solución a todos nuestros problemas las tan ansiadas exportaciones, es complicado encontrar un concepto en la economia que se busque con tanta ansia que solo en ocasiones es superada por el temor a las importaciones.

Pero nadie comenta que a  medio-largo plazo tanta exportaciones como importaciones deben de igualarse, y por ello es imposible mantener un saldo neto exportador continuamente en el tiempo como también es imposible mantener un saldo neto importar permanente; con lo que quiero decir que cuantas más exportaciones hagamos más importaciones necesitamos realizar y al contrario.

Esto es muy sencillo de explicar, cuando EEUU vende coches al Reino Unido a cambio de ello percibe Libras Esterlinas, las cuales por cierto no tienen ningún tipo de utilidad para el exportador americano ya que no le sirven para pagar los sueldos, materia prima, ni siquiera para pagar las entradas del cine si el empresario quisiera darle un uso lúdico a esas libras percibidas de la mencionada operación de exportación.

La solución es muy sencilla el exportador americano utilizará esas libras para realizar alguna compra a Reino Unido o se las cederá a un tercero para que lo haga a cambio de dólares, esto es tan sencillo como esto sin entrar en los detalle de las transacciones internacionales para la cual podemos remitirnos a cualquier manual de comercio internacional y divisas.

Hay otra serie de ideas que muchos economistas son incapaces de justificar aplicado en el comercio interior son capaces de defender con absoluta vehemencia cuando se trata de hablar de comercio internacional, todo sea por las exportaciones. Un ejemplo claro de esta forma de pensar es la tan manida propuesta de política exterior de conceder créditos a otros países, normalmente menos desarrolladas, con la justificación de futuras transacciones comerciales sin medir el riesgo inherente a esos créditos que normalmente son incobrables en un alto porcentaje o al en el mejor de los casos de difícil recuperación.

De nuevo ninguna mejor forma de aclarar los temas de la economía que llevarlo al ámbito de la microeconomía, y un ejemplo sencillo es que una empresa española le concede un crédito por importe de 10.000 Euros a un habitante de Haití para comprarle un coche; objetivo conseguido hemos logrado exportar pero a partir de entonces ¿ qué ocurre ¿ pues que hay que recobrar el crédito, suponiendo que solo se pueden  recuperar 4.000 Euros, el negocio no ha podido ser más ruinoso, ya que a cambio de aumentar nuestras exportaciones en 10.000 Euros la empresa suponiendo que el coste de fabricación eran 8.000 Euros, le ha costado la transacción 4.000 Euros.

Pues a nivel de la economía de un país es exactamente lo mismo, si se conceden créditos para aumentar las exportaciones de dudosa recuperación finalmente no sirve para nada ya que la pérdida tendrá que ser asumida por los contribuyentes a través de una subida de impuestos que finalmente repercutirá en el consumo interior , en las importaciones y finalmente sobre las exportaciones.

Al final lo único que se consigue es realizar una transferencia de renta desde el sector público al privado exportador, que nos da como resultado unas estadísticas muy bonitas teniendo en cuenta la moda de las exportaciones pero que finalmente es soportado por todos los ciudadanos vía impuestos.

Si todavía seguís pensando que hay que una solución para la economía es exportar por exportar por favor comentad este artículo.




Deja un comentario

*