Montoro cree que somos tontos con los impuestos y hunde la actividad.

El ministro Montoro se cree muy listo o que los ciudadanos son tontos ya que una vez más intenta engañar a la gente a base de presentar montañas de datos, esperando que a nadie se le ocurra analizarlos. Esta vez ha hecho una rueda de prensa en la que ha anunciado a bombo y platillo el gran éxito recaudatorio de su política fiscal que el PP hizo al empezar su mandato hace poco más de un año. 

Según el ministro, los aumentos impositivos han logrado que la recaudación fiscal aumente en 11.237 millones, un 4,2% adicional. El aumento de la recaudación se ha repartido entre el IVA, IRPF y, sobre todo, el impuesto de sociedades.

 

Vayamos por partes. De entrada, lo que debería explicar Montoro es que ese aumento de la recaudación confirma que la propaganda ofertista que él mismo vendió durante la campaña electoral era MENTIRA. Recordad que, durante la campaña (y durante los 20 años anteriores a la campaña), el Partido Popular vendió la idea de que los aumentos de impuestos perjudicaban tanto la actividad económica que reducen la recaudación fiscal. La rueda de prensa de Montoro confirma que eso no era verdad. En este punto, y dada la beligerancia con la que había defendido la teoría ofertista cuando mandaba Zapatero, estaría bien que el ministro mostrara un poco de honradez intelectual.

 Por otro lado, el aumento recaudatorio no es tal y no es una cuestión de eficacia recaudatoria sino de mera y burda subida de impuestos que ha llegado hasta tal punto que a mitad del ejercicio pasado tuvo que aumentar por vía de urgencia el IVA para disimular el fracaso (a pesar de haber despotricado contra el PSOE cuando éste hizo lo mismo un par de años antes).

Pero esto no es todo ya que en las cifras presentadas también hay una gran mentira ya que la mayor parte del aumento de la recaudación proviene del impuesto de sociedades, cuya recaudación aumentó casi un 30% en relación al año anterior. Que el aumento sea del 30% ya debería levantar sospechas entre los periodistas y analistas que seguían la rueda de prensa algo raro hay en los números: un aumento del 30% no es normal. Y efectivamente, los números esconden el truco del almendruco. Esta vez el PP ha intentado disfrazar un endeudamiento haciéndolo pasar por nueva recaudación fiscal. Aquí está el truco: las empresas abonan en Abril, Octubre y Diciembre de cada año una declaración parcial del impuesto de sociedades. La liquidación final se hace en julio del año siguiente. Una de las medidas que adoptó el gobierno de Montoro fue aumentar el pago fraccionado. Es decir, al aumentar el ADELANTO de los pagos que las empresas realizan al estado el gobierno no aumenta la recaudación final ya que los pagos de más que se realizan ahora ¡se tendrán que restar en julio del año que viene! De alguna manera, pues, lo que hizo el gobierno fue “pedir un adelanto o un préstamo” a las empresas a cuenta de los impuestos que éstas van a acabar pagando.

Para terminar de aderezar el panorama económico y fiscal añado que el INE Acaba de publicar, la evolución de las ventas del comercio al por menor y francamente uno ve los datos y la evolución que han tenido en este 2012 es para ponerse a llorar. Todo el año ha sido complicado, en línea con un 2011 que ya fue complejo, pero es que además se ve claramente como la subida del IVA hasta el 21% ha provocado lo que todo el mundo pensaba que provocaría. Un hachazo definitivo al consumo en nuestro país.

Si durante todo el 2012 las ventas del comercio al por menor  presentaban una caída que rondaba entre el 4% y el 7%, con excepción de Abril (efecto SemanaSanta) y Agosto (anticipación de comprar ante la subida del IVA), los datos de Septiembre a Diciembre cuando se produce la entrada en vigor del nuevo IVA al 21% ha tenido un efecto devastador con caídas de entre el 8% y el 12% en las ventas del comercio minorista.

Todos sabemos que las cuentas del Estado son un desastre, que el déficit está descontrolado, y que la deuda del Estado se ha disparado y seguirá disparándose, pero me temo que con políticas confiscatorias y metiéndole mano al bolsillo de los ciudadanos para seguir pagando rescates bancarios y ciertos privilegios políticos no vamos a ninguna parte.

Subir el IVA para recaudar más, puede tener todo el sentido del mundo en una economía en expansión. En una economía en recesión simplemente es criminal. La caída fulminante de las ventas minoristas gracias a la subida del IVA sólo va a traer más paro y más personas a las que tener que pagar una prestación por desempleo.

Por modos de distribución, todos ellos redujeron sus ventas en 2012, especialmente las grandes superficies, donde disminuyeron un 9,1%. En las pequeñas cadenas las ventas bajaron un 8,7% el año pasado, mientras que en las empresas unilocalizadas el descenso anual de las ventas fue del 7,8% y en las grandes cadenas, del 1,8%.

Por cierto, en cuanto a las ventas minoristas, van 30 meses consecutivos de caídas.

La verdad es que la intervención  política de Montoro no puede ser peor, más impuestos y menos actividad, aparentemente más recaudación haciéndonos trampas al solitario; y como resultado final un país absolutamente colapsado a nivel económico y social.

Gracias Montoro.




Deja un comentario

*