El Futuro de la Deuda Pública

La crisis que estamos sufriendo tiene un causante claro y evidente, el gran aumento de deuda producido durante los últimos años, hecho esto que a pesar de encontrarnos muy adentrados en la crisis sigue creciendo y creciendo, pero cómo todo en la vida tiene un límite y pienso que nos estamos acercando a este.
Antes de nada pienso que debemos de diferenciar entre dos tipos de déficits: el estructural y el cíclico. Normalmente los gobiernos cobran impuestos y gastan durante todos los años, con la única diferencia que durante periodos de expansión económica recaudan más impuesto que durante los periodos de recesión. Por lo tanto el déficit ciclico es aquel que se produce durante los periodos de recesión, mientras que el déficit estructural es aquel que se mantiene a lo largo de todo el ciclo económico, porque el gasto del Estado es superior a la recaudación de impuestos independientemente del ciclo económico.
Para determinar el déficit cíclico y estructural, debemos de mirar en la Contabilidad Nacional el Saldo Primario que incluye todos los gastos e ingresos públicos, excepto los intereses de la deuda, por lo tanto se define como la capacidad o necesidad de financiación de un país. Por lo tanto si tu tasa de interés sube más rápido que el crecimiento de la economía , la deuda estatal aumentará.
La mejor forma de entender todo esto es comparar el Estado con una economía doméstica con un préstamo. Un gran préstamo es fácil pagarlo siempre y cuando se tenga que devolver en pequeñas cuotas mensuales. Si las cuotas del préstamo aumentan más rápido que tus ingresos, el nivel de tu deuda aumentará. Para los países funciona exactamente igual. El punto de no retorno para un país es cuando el tipo de interés de su deuda aumenta más rápido que la tasa de crecimiento de la economía. Cuando llegamos a este punto, no hay ninguna esperanza de que el Estado sea capaz de estabilizar el déficit.
Pues sencillamente este es el punto en el que se encuentra muchos países desarrollados en estos momentos.
Este es el principal motivo, por el que se hace necesario en muchos países tomar decisiones muy drásticas de reducción de gasto y control de déficit con el fin de que se puedan por un lado cumplir los compromisos financieros asumidos y por otro lado evitar las consecuencias adversas sobre el crecimiento económico de la economía.
En España hemos pasado desde el 2.006 con un superavit de un 1,8 % del PIB hasta un déficit del 9,2 % , como consecuencia la deuda ha saltado por los aires y hemos pasado desde 39,7 % hasta un 74 % del PIB, y las previsiones de déficit para los dos siguientes años son de un 6 y un 4 % con lo que el problema se va a seguir agravando.
Recuerdo que el profesor Rogoff demuestra que cuando el ratio de la deuda es superior al 90 % del PIB se reduce el crecimiento económico en un 1 %, este es un hecho que se produce por el efecto crowding out del sector público versus el sector privado.
La deuda pública en el Reino Unido se doblará desde un 47 % en 2.007 hasta un 94 % en 2.011 y seguirá incrementandose una media de un 10 % al año si no se toman medidas series de ajuste. El déficit en Grecia aumentará desde un 104 % hasta un 130 %. España y ya lo hemos comentado ha aumentado en tan solo 4 años un 80 % su deuda, que aunque nuestro nivel de deuda es de tan solo un 74 % nos encontramos con una economía todavía en recesión y con un paro del 20 %.
Por si faltara poco en Japón la deuda es del 204 %, y creciendo un 9 % al año, el Gobierno está abosorviendo todos los ahorros de la economía para financiar el sector público con el consecuente efecto negativo sobre el sector privado.
El principal problema que observo durante esta crisis es que no creo que se vayan a recuperar los niveles de crecimiento y empleo anteriores a la crisis durante los próximos años. Por lo tanto, los beneficios sociales tendrán que mantenerse durante varios años , así como la inversión pública para intentar sostener la economía.
Además de esto y es consecuencia de lo anterior los ingresos públicos van a ser inferiores, de hecho entre 2.007 y la actualidad el ratio de ingresos sobre el PIB ha caído entre 2 y 4 puntos porcentuales en Irlanda, España, EEUU y Reino Unido . Es muy difícil saber a priori cuanto de estos ingresos se recuperaran conforme comienza la recuperación económica.
A continuación voy a presentar las previsiones de endeudamiento para los próximos 30 años en base a 3 supuestos:
-Por un lado el caso base (baseline), donde asumimos que el % ingresos fiscales con respecto al PIB y el gasto no relacionado con el envejecimiento permanecen constantes, en los mismos niveles del 2.011.
En el caso base, se ve claramente que el déficit sube de forma precipitada; de hecho sino hay cambios en la política fiscal o en las partidas de gastos relacionadas con el envejecimiento de la población , en el 2.020 el déficit primario subiría hasta 8-10 %.
Pero la parte más importante de este estudio es el impacto que todo esto tiene sobre el endeudamiento. El resultado del gráfico muestra que en el caso base, el endeudamiento sube de forma dramática a lo largo de la próxima década, excediendo en el caso de España el 150 %, una situación claramente insostenible.
¿Que es la trampa de la Deuda?
Como bien se ha comentado más arriba todas las situaciones tienen un límite, y por supuesto el endeudamiento público también; el punto de no retorno o trampa de la deuda se produce cuando el aumento del déficit público supera el crecimiento del PIB, esta situación se suele producir por una de las dos causas siguientes: tipos de interés muy altos o debilidad del crecimiento económico.
El servicio de la deuda depende a su vez del ratio Deuda/PIB y del nivel de los tipos de interés pagados por un país, por lo que si nos enfrentamos a una situación sin crecimiento económico o muy débil o unos tipos de interés exigidos por el mercado para colocar la deuda excesivamente altos, puede llevar a una situación imposible de deuda en la que por muchos esfuerzos que se realizan la deuda aumentará de forma exponencial hasta llevarnos a un espiral de deuda y de tipos que finalmente explota en un default.
Para estabilizar el ratio Deuda/PIB, es necesario que que el superavit primario iguale el diferencial entre el crecimiento nominal del PIB y el coste medio de la deuda multiplicado por el ratio Deuda/PIB:
Una vez que sabemos evaluar la zona de peligro vamos a hechar un vistazo durante el presente año dónde se encuentran los distintos países y podemos observar que los cuatro países que se encuentran dentro de la “Zona Trampa de la Deuda” son España, Irlanda, Grecia y Portugal, y luego hay un gran número de países occidentales que aunque no se localizan en este cuadrante tampoco se encuentran en una situación óptima.

Por lo tanto la conclusión es muy clara los países desarrollado no deben de relajarse en sus esfuerzos fiscales y de contención de gasto público, estando todavía en su mano la consecución del objetivo de estabilización de deuda, aunque hay algunos países como Grecia donde el esfuerzo a realizar es tan extremadamente grande que por ello es imposible y por ello probablemente su única solución sea la restructuración de la deuda. Para el resto de países en el siguiente cuadro resumo los esfuerzos fiscales adicionales a realizar:

Entonces los países de la periferia Euro deben de seguir reduciendo el déficit primario hasta conseguir un equilibrio presupuestario, para lo cual el esfuerzo fiscal adicional a realizar a partir del 2.012 se encuentra entre el 1,5 % y el 3,5 % del PIB.
Por lo tanto cuidado con la deuda, ya que nos encontramos al filo de una navaja que podemos evitar pero desde luego los políticos deben de ser conscientes que ahora la solución está en neustra mano pero si persistimos en nuestra situación actual puede ocurrir que sea demasiado tarde y nos arrastre al fondo del abismo del endeudamiento.



Deja un comentario

*