Toda la verdad de la intervención de la CAM.

Para lo profanos en el mundo de las finanzas, el análisis de un Balance y Cuenta de Resultados de una entidad es algo muy completo. La contabilidad bancaria es muy compleja, con criterios no homologables con las normas contables internacionales de cualquier empresa no financiera.  Además los bancos no desglosan apenas sus cuentas con lo que son absolutamente opacas. Esto ocurre especialmente con las partidas del balance, que es precisamente  la clave de cualquier entidad financiera. Apenas el Banco de España tiene “la información” detallada de los prestamos recibidos (del Banco Central Europeo por ejemplo) pero especialmente de los otorgados por estas entidades a sus clientes, y el nivel de riesgo real de morosidad de cada uno de ellos.

En la Banca Comercial la fotaleza o debilidad a largo plazo viene dada por la adecuada gestión del riesgo y una generación de ingresos neto de gastos de explotación recurrentes lo suficientemente altos con respecto al ATM (Activos Totales Medios), sobre todo en momentos de crisis donde se tienen que absorber importantes pérdidas por depreciación de activos o impagos.

Sin más dilación vamos a estudiar las cuentas a Septiembre de 2.010 y de ella podemos observar que es la entidad financiera que mayor reducción del Margen de Intereses está teniendo  y además con una diferencia significativa.

Pero el problema no queda ahí sino que las Comisiones se han reducido ligeramente y que se han incrementando de forma muy importante los Gastos de Explotación –y además muy por encima del resto del sector-, lo que ha estrangulado sus ingresos Recurrentes (Margen de Intereses+Comisiones Netas-Gastos de Explotación).

La situación de deterioro ha sido tan grande que sorprendentemente en el tercer trimestre del año pasado los ingresos recurrentes llegan a ser negativos, lo que es el principio del fin para una entidad financiera.

En menos de un año la Caja de Ahorros del Mediterráneo ha pasado de ser la más rentable a la de menos rentabilidad, medido por el ratio ingresos recurrentes entre Activos Totales Medios, la única explicación que se les ocurre en la memoria es el deterioro de la situación ya que están haciendo un esfuerzo importante de reducción de la red cuando los gastos de explotación no dejan de crecer.

Pero si echamos un vistazo a la cuenta de Resultados trimestral podemos identificar la velocidad de deterioro a lo largo del ejercicio 2.010 donde el Margen de Intereses se ha reducido un 34,6% en el primer trimestre frente al 48,2% de enero a septiembre.

En el tercer trimestre lo que hemos denominado Ingreso Recurrente fue increíblemente negativo, lo que unido a la ausencia de atípicos y la reducción de los Resultados de Operaciones Financieras, hizo que el importe destinado a Saneamientos fuera cero.

Rresulta suicida e inexplicable que ante una más que previsible reducción del Margen de Intereses por el efecto del repricing de las hipotecas en 2008 y 2009, la CAM haya incrementado los Gastos de Explotación en el 2010 mucho más que ninguna otra entidad financiera cuando debía haber aprovechado el 2009 para haberse saneado.

La combinación de ambos efectos tiene una trascendencia demoledora en el Ingreso Recurrente de la CAM, que le sitúa en una muy difícil situación.

 

Por lo tanto el primer pecado capital, es que ante la previsible y demoledora caída de los ingresos recurrentes la CAM incremente sus gastos de explotación cuando ya está bien entrada la crisis y una de las primera medidas de gestión a tomar es justamente lo controario.

El segundo pecado capital , es la gestión del margen de intereses que ha caído mucho más que en el resto de entidades, más que por una caída de ingresos principalmente por una mala gestión de los gastos financieros, fruto probablemente de los plazos fijos ofrecidos a los clientes a unos precios desorbitados.

CONCLUSIONES

La inadecuada gestión de la remuneración de sus pasivos ha llevado a un desmoronamiento del Margen de Intereses de la CAM durante el 2010, que en términos anuales registraba una caída del 48,2% en tercer trimestre en datos acumulados respecto al año anterior, y de un 54,5% en este tercer trimestre comparando estrictamente datos del mismo respecto al mismo trimestre del año anterior. La caída es muchísimo mayor que la de cualquiera de las entidades del sector financiero.

En paralelo se ha producido un increíble incremento de los Gastos de Explotación , que era de un 11,2% a septiembre de 2010, también muy superior a entidades comparables.

La variable más importante en la banca comercial -junto a la gestión del riesgo- es el Ingreso Recurrente (Margen de Intereses + Comisiones – Gastos de Explotación/Transformación) que se ha desmoronado por los dos efectos anteriormente mencionados, e incluso ha sido negativo en el tercer trimestre en términos estancos, periodo éste en el que la entidad no pudo realizar ningún saneamiento.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo ha pasado de ser la caja más rentable entre las grandes, en término de ingresos netos recurrentes, a la menos rentable de sus comparables por tamaño en un solo año; de una Rentabilidad Básica (Margen de Intereses+Comisiones-Gastos de Explotación)/ATM de 1,32% en 2009 va a pasar a un 0,21% aproximadamente en 2010.

Las explicaciones de la propia entidad, respecto de la evolución del Margen de Intereses y del negocio en general, a través de hechos relevantes comunicados a la CNMV, son sesgadas al aislar el Margen de Intereses de la evolución conjunta del Margen, Comisiones y Gastos. La evolución de los Gastos de Explotación desde el 2006 y 2007 a la fecha no se menciona en ningún momento, y sí se hace referencia a la significativa reducción de la red comercial que en nada concuerda con la evolución de los gastos; reducir la red en un 16% con un fuerte incremento de los gastos, no es ningún logro sino lo contrario.

Este desmoronamiento viene en el peor momento posible ante unos dificilísimos años -2011 y 2012- en los que debe seguir realizando saneamientos tanto de su cartera de préstamos, como de sus activos inmobiliarios y el ruinoso negocio de México.

Las manifestaciones sesgadas alejadas de una visión objetiva de la realidad y los graves errores de gestión deben rectificarse cuanto antes, reduciendo de forma drástica los gastos, y adaptando los costes de sus pasivos a niveles de sus comparables del sector de las cajas.

Los gestores de la CAM deben conocer, reconocer y asumir la realidad, aprovechando los puntos fuertes de la entidad: altos depósitos de clientes respecto a créditos a los mismos, tasa de remuneración de sus activos y una cobertura de morosidad mejor que la media de las cajas para poder revertir la crítica situación actual.

No cabe ninguna duda, desafortunadamente, que 2010 ha sido un año de caída libre para la Caja de Ahorros del Mediterráneo y que durante este mes de Julio ha tocado fondo en las espaldas de todos los Contribuyentes.




Deja un comentario

*